Una piel sin brillos

Durante el verano uno de los principales problemas de nuestra piel es que brilla demasiado, el maquillaje no se puede extender bien, patina o se hacen grumos…

Verano y piel grasa no son una buena combinación. Para muchas personas que tienen este tipo de piel, los meses de calor son una época especialmente complicada sobre todo por los temidos brillos de la piel.

El culpable no es otro que el calor, que estimula la producción de las glándulas sebáceas, se produce más sebo el cual se oxida en contacto con la piel y se forman los inestéticos puntos negros.

Pero hay otras causas también relacionadas con el calor: la primera es bastante gráfica, con el aumento de las temperaturas la grasa presente de forma natural en la piel se licua y derrite como la mantequilla por lo que fluye con mayor facilidad. El calor aumenta también la producción de sudor corporal y la humedad del ambiente tampoco ayudan en el control del brillo.

Estos consejos, pueden ayudarte si tienes este problema:

  1. Utiliza cremas más ligeras: las texturas más ricas deben reservase para la noche o para los climas más fríos. De la misma forma que nuestro armario se llena de prendas más ligeras, también debemos optar por productos más ligeros, o bien aplicar estos solo en las áreas más secas de la piel como las mejillas. Lo más correcto sería utilizar hidratantes específicas para cutis grasos como es el caso de la LINEA MATIDIANE de los laboratorios Noreva. En climas extremadamente húmedos, puedes sentir incluso la necesidad de saltarte el uso completo de la hidratante.
  2. La limpieza, es un gesto fundamental. Es un paso ineludible. Recurre a limpiadores con agua o específicas para piel grasa, que contribuyan a eliminar mejor el exceso de sebo y las impurezas.
  3. Conviene exfoliar la piel, una vez por semana o bien usar un tónico exfoliante a base de Alfa-hidroxi ácidos o ácido salicílico que impiden la acumulación de impurezas en los poros, y con ello se previenen la aparición de puntos negros.
    Si estás bronceándote utiliza los exfoliantes por la noche, nunca antes de ir al sol y puedes usarlos dos veces por semana pues ayudarán a eliminar los protectores solares que contienen en su formulación partículas grandes y pesadas que pueden obstruir los poros.
  4. Make up. También es posible variar algunas rutinas en tu maquillaje. No olvides usar bases de maquillaje oil free, o libres de aceite, a pesar de que en invierno recurras a bases más untuosas. Para evitar los brillos y, además, alargar la duración de la base de maquillaje, puedes recurrir a la aplicación de polvos translúcidos.
  5. Geles matificantes: son lociones transparentes que se aplican sobre la piel limpia o sobre la base de maquillaje y que absorben el exceso de sebo, dando un aspecto ultra-mate de inmediato. Consiguen que el maquillaje se conserve de forma duradera, sin embargo, aportan una  sensación de tirantez a la piel dado que contienen siliconas por lo que son usados de forma ocasional para los eventos específicos en que desee lucir magnífica. Pueden ser también utilizadas por los caballeros. Esto los actores, actrices y presentadores de televisión los conocen bien.
Publicado en Sin categoría.